La integración social consiste en favorecer la adquisición de conductas, estrategias y habilidades adecuadas, para que el drogodependiente sea capaz de abandonar el mundo marginal y empezar a implicarse más directamente en la dinámica de su comunidad y en la sociedad en general. Además de normalizar la vida familiar, reeducando y recuperando normas de convivencia, potenciar las capacidades y aptitudes, a través de una formación ocupacional-laboral, una utilización adecuada del ocio y el tiempo libre y restableciendo el sentimiento de grupo normalizado y su vinculación a la comunidad.

Pintura mural del centro

Cualquier modelo de tratamiento que persiga el objetivo de inserción, deberá contemplar no sólo la desintoxicación y deshabituación, sino desplegar todas las estrategias terapéuticas necesarias durante estas fases y las posteriores, haciendo especial hincapié en el acompañamiento para la incorporación social.

Este acompañamiento se puede realizar desde programas o recursos específicos, en los cuales el trabajo se concentra en la orientación y formación profesional, la adquisición de conocimientos y la participación del usuario en actividades de ocio y tiempo libre, así como el apoyo psicosocial continuado.

Como ya se ha explicado el incorporarse a este programa no supone en ningún caso la desconexión de su centro de referencia. El Equipo Terapéutico que deriva al usuario, estará siempre coordinado con los profesionales que intervienen en el Programa de Incorporación Social, para el desarrollo de este área contamos con:

  • Programa de Estancia de Día (PED), USAD Cercado del Marqués.
  • Proyecto SOL (Servicio de Orientación Laboral)
  • Programa de Trabajo en Beneficio de la Comunidad (TBC)

 

Pintura mural del centro

Pintura mural del centro